Consejos

¡Sanate de la envidia!

La señora Juana P. padecía de varios dolores, pero esa no era la causa de su rostro endurecido. En realidad, siempre tuvo esa expresión proveniente de su inconformidad con la vida.