Hoy es martes 7 de julio de 2020 y son las 06:27 hs. Pronto estaremos transmitiendo en vivo!!! Logo, logo estaremos transmitindo ao vivo direto dos nossos estudios, Para mayores informaciones llame al 0054 (370) 445-4243 Formosa - Argentina.


  PR. AGEU DA ROSA  4 de diciembre de 2014
La fe del rey Herodes
Cuando Jesús nació, gran parte del mundo estaba dominado por el Imperio Romano. Sin embargo, Roma permitió la existencia de gobiernos locales en varias provincias, incluyendo el dominio de algunos reyes, como fue el caso de Herodes Magno, quien gobernó Palestina y sus alrededores (Mt 2).

Aunque gobernó el pueblo de Israel, Herodes no era judío, sino idumeo, es decir, un descendiente de Esaú. Fue el primero de una dinastía. La Biblia menciona seis Herodes. Cuando Herodes el Magno murió, su territorio fue dividido entre sus tres hijos: Arquelao, Antipas y Felipe. El sucesor de Felipe era Agripa I (At.12), quien fue sucedido por su hijo Agripa II (Hechos 25,13).

El personaje que nos interesa en este mensaje es Herodes Antipas, citado en Mateo 14:

"1 En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús,
2 y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes.
3 Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;
4 porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.". (Mateo 14,1-4).

Herodes oyó hablar de Jesús, así como muchos escuchan en los días hoy. La noticia llegó al palacio, pero el rey no tomó ninguna iniciativa para encontrar a Cristo. Herodes tenía poder y autoridad. Dinero, bienes y placeres estaban a su disposición. Él no estaba enfermo, hambriento, desempleados o deprimido. Al parecer, no necesita a Cristo. Es lo que muchos piensan hoy. Muchos escuchan el evangelio en nuestros dias. Esto es muy importante y necesario. Sin embargo, escuchar no es suficiente. La buena noticia requiere posicionamiento.

Podemos ver que Herodes creía lo que había oído. No puso en duda los milagros que hizo Jesús, pero les dio una explicación curiosa, diciendo que Jesús era Juan el Bautista resucitado. La fe del rey Herodes era muy avanzada para su época. Él creía en la resurrección de los muertos. Sin embargo, su opinión era equivocada. Jesús no era Juan. Como muchas opiniones erróneas acerca de Dios y Jesús se les enseña hoy! La fe del rey Herodes era admirable, pero le faltó conocimiento. Tomando prestadas las palabras de Santiago, preguntamos, "tal vez su fe lo puede salvar?" No.

La fe no es un fin en sí misma. Ella es como el dinero que, de ser mal aplicada, puede traer la ruina. Herodes tenía fe, pero su vida no era consistente con su creencia. El rey vivía en adulterio con la esposa de su hermano. Una fe que no implica un cambio de vida tendrá poca utilidad. No vale la pena creer en Jesús y continuar en adulterio, en la prostitución, en la fornicación,  en el engaño, en el robo, en la homosexualidad o la idolatría. Esta es la fe del rey Herodes: una fe, basadas en suposiciones; una fe sin arrepentimiento y sin compromiso con Cristo; una fe muerta.

Una de las más grandes pruebas de su vida equivocada fue que habían matado a Juan el Bautista. Podría haber sido perdonado si se arrepentía, pero no fue así. Herodes era un contemporáneo de Jesucristo, pero no era consciente de este gran privilegio. Perdió una maravillosa oportunidad de interactuar con el Maestro.

Finalmente, el rey se encontró con Jesús antes de la crucifixión (Lc 23,8). Fue su segunda oportunidad. Después de la noticia, el encuentro personal. Muchas personas se encontraron con Jesús en varias situaciones, pero Herodes estaba allí para juzgar. El propósito no era correcto. 

Está escrito que Herodes se alegro de ver a Jesús. El gozo en la presencia del Señor es muy bueno, pero esto no es suficiente. Sería mejor si Herodes se quedara triste. Sería mejor si hubiera hubiera en el alguna señal de arrepentimiento por sus pecados, pero no había.

En algún momento vamos a estar triste en la presencia del Señor. El arrepentimiento produce tristeza. Quién nunca se entristecio por sus pecados, no arrepentio de ellos. Herodes tenía fe, pero no se arrepentio, no se convertio y ni se torno en un discípulo.

Aunque Jesús es el Rey de reyes y Señor de señores, Herodes lo vio como un sujeto. Debería haber reconocido que el verdadero Rey es Jesús, pero no lo reconocio. ¿Qué hizo después? Encarnecio, se burló de Jesús, y rechazado, devolviéndolo a Pilato (Lucas 23:11).

Aún que demostró fe en el principio, erro en su decisión final. Podría haber liberado a Jesús, pero prefirió entregarlo a Pilatos de nuevo. Herodes encontró a Jesús, pero no fue salvo.

Escucho, creyó, pero no tomo las decisiones correctas acerca de Cristo. ¿Cuáles han sido nuestras decisiones? ¿Qué clase de fe es la nuestra?

:: Pr. Ageu da Rosa / 



COMPARTIR:
Relacionadas: PR. AGEU DA ROSA
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   
aaaa

DEJA UN MENSAJE

 
 

LA BIBLIA EN TU ANDROID

 

 

 

 
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Formosa
 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
69.61
74.61

 


Radio Bendición - Formosa - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • Clix.studio

RadiosNet